blog-grupoes-buyerpersona

Define a tu buyer persona

Lo más importante a la hora de vender un producto o servicio, es tener muy claro a quién vamos a venderlo, en base a esto crearemos una estrategia de venta dirigida a este grupo de clientes.  

Esta es la finalidad de definir a tu buyer persona. 

La creación de una representación ficticia de nuestro cliente ideal hará más fácil la tarea de comprenderlo y pensar como él, encontrando así contenido y/o acciones que los impacten y logren satisfacer sus necesidades. 

No buscamos tener una simple idea superficial de nuestro cliente, queremos saber todos los detalles relevantes que podrían ayudarnos a conectar con él. 

Durante el proceso de la definición de tu  buyer persona, podemos encontrar ciertos obstáculos, porque no es fácil ir más allá de los datos tradicionales como la edad, el género, o los ingresos. Es por eso que en este artículo hablaremos de los pasos a seguir para la creación de un perfil de cliente ideal, que de grandes resultados para tu negocio. 

Asigna un nombre a tu buyer persona 

No hay una regla que indique que podemos tener un solo tipo de cliente ideal. Tal vez tu negocio puede estar dirigido a grandes empresas y pequeños locales. 

Haciendo esta diferenciación podrás asignar un nombre distinto para cada tipo de cliente. 

Cliente ideal a nivel profesional y personal 

En este punto tendrás que desarrollar un formulario con la situación de tu buyer persona y  debes responder a las siguientes preguntas:

¿En qué trabaja? 

¿Cuál es su carrera laboral? 

¿Tiene hijos? 

¿Cuáles son sus aspiraciones?

Este tipo de preguntas te guiarán para tener una idea general de cómo es esta persona. 

Los datos demográficos 

Aquí definimos la edad, el género, la localización y la renta de nuestro cliente ideal. Atención en este paso, no es bueno utilizar rangos amplios para definir su renta, lo ideal es concentrarse en pequeños intervalos. Por ejemplo, no sirve decir que la persona gana entre $1.000.000 y $2.000.000, es importante acortar los rangos, hablando por ejemplo, de una renta entre $1.000.000 y $1.300.000.

Preferencias y comportamiento 

Analiza minuciosamente el comportamiento de tu cliente ideal, e identifica cuáles son los formatos que más le gustan a la hora de consumir medios digitales, ¿es asiduo a leer blogs?, ¿le gustan los vídeos?, ¿es tradicional y prefiere el email marketing?. 

Siempre es una posibilidad que no le guste la lectura y prefiera una llamada o cualquier acción directa. Como conclusión, este análisis te ayudará a evitar acciones que no den resultados, si sabes qué hace tu buyer persona, si sabes lo que le gusta podrás entregarle fácilmente su contenido favorito en el formato que más le guste.  

Soluciones para tu cliente

¿Qué necesita tu cliente ideal?, ¿cuál es el problema que lo aqueja?. Esta es la parte donde tú solucionas con tu producto o servicio, el conflicto que tu cliente necesita resolver. 

Esto hará que la comunicación sea mucho más sencilla entre tu buyer persona y tu marca. Al tener una solución para sus necesidades, te conviertes automáticamente en una opción interesante para comprar o contratar. 

Metas y desafíos 

Con este punto queremos orientar tus preguntas hacia los retos de tu cliente ideal. ¿Qué es lo que quiere?, ¿Necesita ganar ingresos con visitas a la web? ¿Necesita mejorar el posicionamiento de su página?, tal vez solo busca un curso de formación respecto a una temática. 

Conocer las verdaderas necesidades de tu cliente reducirán tus opciones a la hora de pensar en una estrategia de contenido para ofrecer tus productos y/o servicios. 

Insights de tu cliente ideal 

Detecta los insights de tu buyer persona, es decir, todos los pensamientos que podrían surgir en el discurso del cliente ideal, como por ejemplo:

“Necesito mejorar mi posicionamiento web” 

“Mis redes sociales no están dando los resultados que esperaba” 

“Necesito que mi blog atraiga a los clientes” 

Si conoces cuáles son los objetivos y las metas de tu cliente, podrás realizar con mayor facilidad este ejercicio, donde puedes simular el pensamiento del buyer persona.

Identifica las quejas del buyer persona 

Después de detectar los insights, piensa en cuáles son los reclamos y quejas que podría tener el cliente frente a tu producto o servicio. 

¿Cuáles serían sus quejas?, en este punto debes ponerte en el papel del cliente y pensar en todas las preocupaciones que tendría a la hora de decidir si elegirte o no. 

Anticipar las dudas u objeciones de tu buyer persona, te ayudará a preparar tus respuestas y poder contestar correctamente a todo. 

Descripción detallada del producto 

En esta parte del proceso debes conocer qué es lo que quiere el buyer persona de tu producto. Es por esto que debes desarrollar una breve descripción que sea muy explicativa y sencilla para poder traspasar al cliente qué es lo que vendes. 

La idea de esta clara descripción, es que tu buyer persona comprenda inmediatamente de qué trata tu producto o servicio, y la solución que tiene al alcance de su mano.  

Elevator pitch 

Cuando tengas lista tu descripción de producto o servicio, es momento de crear el “Elevator pitch”, esto consiste en un simple discurso de un minuto, donde debes convencer a tu cliente ideal de que tu producto o servicio es el indicado para él. 

Es decir, tu misión es convencer a tu buyer persona en el tiempo que dura un viaje en ascensor, por eso el nombre de “Elevator pitch” 

Esperamos que con todos estos pasos logres definir correctamente a tu cliente ideal y que tus estrategias consigan grandes resultados. Si necesitas más información o asesoría para un plan de marketing digital no dudes en contactarnos, estamos a un solo clic.